En el último tiempo, los pies han ido cobrando relevancia en términos estéticos. Nos importa cómo lucen y también nos importa cuidarlos. Hemos entendido el valor que ellos representan en nuestra vida diaria y lo importante que es darles algo de atención.

Los pies son el reflejo de la persona, su cuerpo y su alma, son un puente fundamental entre la tierra y nosotros mismos, por otra parte, nos ayudan a mantener un buen estado de salud general.
¿Por qué? Por ejemplo, una lesión en los pies, aún sin ser grave, puede alterar nuestra forma de caminar y terminar provocando sobrecargas musculares, dolores de rodilla o problemas de espalda, entre otros.

¿Qué es y qué hace el podólogo?

Es el único profesional sanitario, entrenado y formado, con el objetivo de ocuparse de la salud de los pies de las personas y es por esa razón que diagnostica, trata, previene y educa a sus pacientes acerca de sus afecciones y deformidades de los pies.
La podología como ciencia, y el podólogo como facultativo especialista, trata a personas de todas las edades, condiciones y enfermedades propias del pie.
Las alteraciones comunes que trata el podólogo incluyen: callosidades, enfermedades de las uñas, juanete, dedos en garra, espolón de calcáneo, papilomas, neuromas, entre otros.
Para tratar estas y otras molestias, el podólogo utiliza fármacos, terapia física y asesora sobre el tipo de calzado más adecuado ante una molestia o actividad física o laboral concreta

¿Cuándo debo ir al podólogo?

Es importante acudir de forma regular, al menos una vez por mes, pero más aún si notas alguna alteración del pie.

Prevención de lesiones

Debemos acudir al podólogo siempre que detectemos anomalías en los pies: lesiones accidentales, dolor sin causa aparente, coloración inusual en las uñas, durezas persistentes.

Al realizar deportes de impacto

Al practicar cualquier deporte se realizan miles de repeticiones de determinados gestos que causan sobrecargas en los pies. Una mala pisada puede generar alteraciones en el resto de tu cuerpo y sobre todo, si lo estás sometiendo a grandes esfuerzos como sucede en el deporte.

El pie en la edad adulta y la tercera edad

En la edad adulta se recomienda visitar al podólogo si tienes diabetes, al menos para realizar una exploración anual.
Si tienes cualquier alteración sistémica que pueda afectar al pie o al sistema postural: reumatismos, artrosis.

En definitiva, cuidar tus pies es cuidar también otras partes de tu cuerpo. Visitando regularmente al podólogo estarás cuidando tu salud previniendo de patologías o lesiones.

Consejos para unos pies sanos:

Para evitar problemas en nuestros pies debemos examinarlos de forma regular fijándonos en:
– El estado general del pie: color, temperatura, engrosamientos en la piel ( durezas )
– El estado de las uñas: Un cambio de color o de grosor puede indicar la presencia de onicomicosis (hongos). Recortar las uñas de forma recta y sin dejarlas demasiado cortas para evitar que al crecer se claven en la piel y utilizar un calzado adecuado para cada actividad son hábitos que pueden ayudarte a mantener unos pies en buen estado de salud.
– Espacios interdigitales: La existencia de grietas o cortes entre los dedos son síntomas característicos del conocido » pie de atleta » producido también por el desarrollo de hongos.
– Planta del pie: Observar posibles zonas inflamadas o dolorosas al tacto. Lesiones como la fascitis plantar, los callos o los papilomas presentan estos síntomas.

En +MUND tenemos servicios de podología para ti:

Podología Integral

Trata alteraciones y enfermedades del pie. Se realiza un servicio de podología general, se cortan y liman las uñas, además de eliminar helomas (callos), onicocriptosis y durezas que se presentan en los pies.

Podología atención integral

Pie diabético

Se realiza un servicio de podología general, se cortan y liman las uñas, además de eliminar helomas (callos), onicocriptosis (uña encarnada) y durezas que se presentan en los pies, especial para diabéticos.

Reserva al teléfono 226780200

Pie Diabético